17 junio 2008

El último recreo

San Omar Ikari nos manda esta versión que muestra que, a fin de cuentas, todo es un grato juego antes de regresar a clases (con una mentalidad matriarcal con una niña como "el Cristo").

1 comentario:

José Eduardo dijo...

¿Y dónde carajos están los vasitos de leche y la mano tranera que no le pertenece a nadie con un coihete-petardo?